Reflujo Gastro-Esofágico y Hernia Hiatal

erge

El Reflujo Gastroesofágico es un problema muy frecuente, el cual afecta hasta al 20% de las personas. En una persona sana existe un mecanismo en forma de válvula que permite que los alimentos pasen del esófago al estómago pero previenen que los jugos gástricos se regresen al esófago. Usualmente éste mecanismo se altera por debido a la presencia de una Hernia Hiatal, la cual permite el movimiento libre de la unión esófago gástrica.

Los síntomas del reflujo son dolor o sensación de ardor en la porción más superior del abdomen y regurgitación. En ocasiones se puede presentar con síntomas atípicos como tos crónica, alteraciones en la voz o sinusitis.

El diagnóstico es principalmente clínico, pero en ocasiones se requiere de una pHmetría o una serie esófago gástrica. La endoscopía forma una parte importante en el abordaje para descartar alguna otra alteración o complicaciones del reflujo.

El tratamiento del reflujo puede ser médico o quirúrgico. Los beneficios de la cirugía son duraderos, permiten estar libre de tomar medicamentos de forma diaria y es perfectamente segura. La cirugía consiste en reparar la hernia hiatal (la cual está presente en la mayoría de los casos), liberar el esófago lo suficiente para tener 2 o 3 cm dentro del abdomen y, por último, crear un reforzamiento del esfínter esofágico inferior con el fondo del estómago.

Cirugia-Antirreflujo

Vídeo de Funduplicatura por Laparoscopía

Más información

Comparte: